Friday, January 1, 2010

"SUCESIVA" DE GERARDO DIEGO


Fotografía: M. Gloria Rodríguez

“Sucesiva” de Gerardo Diego

Déjame acariciarte lentamente,
déjame lentamente comprobarte,
ver que eres de verdad, un continuarte
de ti misma a ti misma extensamente.

Onda tras onda irradian de tu frente
y mansamente, apenas sin rozarte,
rompen sus diez espumas al besarte
de tus pies en playa adolescente.

Así te quiero, fluida y sucesiva
manantial tú de ti, agua furtiva,
música para el tacto perezosa.

Así te quiero, en límites pequeños,
aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa,
y tu unidad después, luz de mis sueños.

Gerardo Diego nació en Santander, España en 1896. Perteneciente a la generación del 27, su obra se caracteriza por ser tradicional y vanguardista. En ella encontramos el romance, el soneto y la décima. En su poesía de vanguardia recurre al creacionismo en el cual las principales características son: falta de signos de puntuación, la disposición de los versos; temas como el amor, los toros, los paisajes, etc. Dentro de su extensa obra sólo señalaremos algunas como: Imagen (1922), Manual de espumas (1924), Versos humanos (1925), Cementerio Civil (1972) y Alonra de verdad (1941). Es precisamente un poema de este libro, el que se analizará a continuació: "Sucesiva".

En la poética de Gerardo Diego la temática es muy variada, utiliza la adjetivación como recurso estilístico para darle realce al texto. En “Sucesiva” le habla a su amada con un tono directo, como en la mayor parte de la poesía contenida en Alondra de verdad.

“Sucesiva” es un soneto con verso encadenado y rima consonante. En la primera estrofa, la rima recae en las palabras: lentamente (A), comprobarte (B), continuarte (B) y extensamente (A). En esta primera estrofa, el adverbio de modo “lentamente” se repite para reiterar la forma de la acción realizada. Otro adverbio de modo es “extensamente”, y “mansamente” en la segunda estrofa. En esta primera parte del poema se concentra el asunto temático de todo el poema, la esencia, todo lo que la mujer es para Gerardo Diego.

En el trasfondo del poema, podemos observar a la lentitud como un sistema de imágenes en relación con el tema central. El poeta sintetiza en catorce versos endecasílabos la “lentitud” para describir a la mujer amada, el movimiento suave, la lentitud para descubrir lo que ella representa para él, la mansedumbre, la fragmentación que compone la unidad del todo. La forma en que la acaricia: “Déjame acariciarte lentamente/déjame lentamente comprobarte,”; el hombre quiere tocarla para comprobar su veracidad, la continuación de ella misma. Al descubrirla se refiere a su juventud cuando dice: “rompen sus diez espumas al besarte/de tus pies en la playa adolescente.”. Para el poeta, la mujer es un manantial cuyo cauce no es tempestuoso como el agua de un río: “Así te quiero, fluida y sucesiva,”, la mujer representa la lentitud de la música, la pereza con la que las notas suaves se encadenan una a otra para formar la cadencia. Para el poeta, la mujer está “aquí y allá”, sobre todas las cosas, entre las cosas y los espacios, bajo los renglones y los fragmentos: “Así te quiero, en límites pequeños, / aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa, /y tu unidad después, luz de mis sueños.”, y posteriormente unirse a un todo dentro de los espacios del sueño.

Para finalizar, Gerardo Diego es un poeta que manejó el soneto con maestría, fue uno de los máximos representantes de la generación del 27, su legado poético ha trascendido a través del tiempo y el espacio con poesía tradicional y vanguardista, ha quedado plasmada en muchísimas obras que son alimento para el alma de quienes se dedican al estudio de la poesía.

                                                                                   MGR

No comments:

Post a Comment